¿Cuál es la diferencia entre bullying y conflicto escolar?

<a href="https://www.freepik.es/fotos-vectores-gratis/escuela">Foto de Escuela creado por freepik - www.freepik.es</a>
 
 
Diferencia entre bullying y conflicto escolar.
 
Conflicto escolar. - Dos alumnos discuten o pelean, pero este conflicto se produce de manera abierta y no existe un desequilibrio de poder; ninguno de los involucrados tiene miedo. El objetivo es solucionar el problema, y no hacerse daño. Son fenómenos negativos, pero no son verdaderos problemas de violencia, aunque pueden degenerar en ellos si no se resuelven de una forma adecuada.  
 
Bullying. -  Existe una diferencia de poder, donde uno de los involucrados lastima o intimida repetidamente a otro, a quien percibe como más débil. A diferencia del conflicto escolar, en el bullying, la víctima tiene miedo ante el acosador. La conducta agresiva de un escolar se convierte en bullying cuando hay diferencia de poder, es repetida, intencional y dirigida.  (Evans, 2009).
 
El bullying es una conducta aprendida y, como tal, puede desaprenderse. Por es muy importante no etiquetar a un niño como “bully”, sino ayudarlo a modificar su conducta. En muchas ocasiones, el bullying se refuerza en casa cuando:
  • Se modela el rechazo hacia ciertos compañeros / familias.
  • Se excluye a ciertos niños de fiestas y reuniones.
  • Se expresa que “unas personas son mejores que otras”.
  • Se habla sin respeto de las autoridades frente a los hijos.
La exclusión social es frecuentemente permitida, o hasta fomentada por los padres de familia. Es común encontrar que en los chats de papás se modelan conductas agresivas y de exclusión; es por esta razón que es muy importante cuidar cómo nos expresamos frente a nuestros hijos.  
 
Los adultos debemos actuar como una guía para:
  • El desarrollo de habilidades sociales y emocionales más constructivas, y la sustitución de conductas negativas por positivas.
  • Fomentar diferentes estrategias para la resolución de conflictos.
  • Desarrollar la empatía.
  • Modelar el respeto y la tolerancia a las diferencias.
  • Activar a los observadores o testigos para que no permitan actitudes agresivas.
 Cuando tu hijo te platica sobre una situación conflictiva en la que estuvo involucrado:
  • Investiga un poco más allá de lo que él te comenta.
  • Ayúdale a entender cuál es su parte de responsabilidad y cómo se podría sentir el otro.
  • Ayúdale a desarrollar conductas de colaboración y ayuda al prójimo.
Por: Vanessa Miranda, psicóloga Pinecrest International School. 
 

¿Te sirvió este artículo? Déjanos un comentario:

Comentario

http://www.crecelibre.org Source: Crece Libre